Un mundo feliz

Como casi nadie visita este blog voy a escribir sobre otras cosas, esto no tiene nada que ver con el hosting, ni dominios, ni siquiera con internet, aunque posiblemente salga lo de internet un poco más adelante, voy a hacer una crítica (espero constructiva) de lo que nos pasa y lo que vamos a pasar.

No está en ningún orden en particular ya que no planifico los artículos, tal como me va viniendo a la cabeza escribo y al final lo edito un poco, este artículo va a ser un trabajo continuo para mí, ya que hay muchísimas cosas que podría poner aquí.

Es muy posible que no encuentres ningún pensamiento original aquí, somos 7.000 millones de personas así que alguien ya ha pensado en esto antes que yo, hago referencias a un libro de 1932 así que imagínate.

Sobre este mundo en general

Ya hace tiempo que pienso que vamos a la deriva, una deriva dirigida por nosotros mismos ya que ponemos mucho esfuerzo en ir a ninguna parte.

Se nos han olvidado las estrellas, ya no miramos el cielo, miramos una pantalla y se nos está olvidando lo que hay fuera, si pusiéramos tanto esfuerzo en llegar a Marte como ponemos en hacer un móvil más fino, con pantalla más grande y con más definición, definitivamente ahora estaríamos pisando algún otro planeta (seguramente muy poca gente pero alguno habría).

Al menos parece que construir móviles es algo productivo, lo que es menos productivo es el uso que hacemos de ellos, hemos llenado nuestros discos duros con imágenes ficticias, no representan nada y no son nada, son ceros y unos que algún día una tormenta solar borrará.

Supongo que esto es lo que pasa cuando llegas a una cierta edad donde todo lo de antes te parece mejor, creo que nos pasa a todos, les pasó a mis abuelos, a mis padres y ahora a mí, llega un punto donde todo lo nuevo te descoloca y no eres capaz de asimilar o digerir lo que pasa, debido a que nuestra educación no nos preparó para esto.

Yo nací sin internet y hasta que no tuve 20 años no fue algo popular, por lo tanto en mi educación lo que pasaba a través de una pantalla no era importante, porque simplemente no existía. Ahora parece que si no está en una pantalla no es importante, cambios…

Una tendencia cuando no comprendes porqué las cosas son así es pensar que la gente es más tonta ahora, por ello todo lo nuevo son tonterías, pero yo creo que no es así, es solo que ahora hasta el más tonto puede dar una opinión y hacerla pública para que todos podamos ver lo tonto que es, antes era igual de tonto pero no nos enterábamos.

Imagina la figura del tonto del pueblo (siempre hay uno), antes conocías a uno, el de tu pueblo, ahora gracias a Twitter puedes conocer a todos los tontos de todos los pueblos, de repente parece que hay tontos por todos lados, pero siempre estuvieron ahí, simplemente no los conocías.

Me doy cuenta de la ironía de estar escribiendo esto en internet, en una pantalla, mi excusa es que ahora estoy trabajando y en lugar de escribir artículos relacionados con tecnología estoy con esto, al menos lo publicaré y sentiré que he hecho algo en lugar de haber perdido el tiempo quejándome sobre todo lo que puedo pensar.

Sigamos… ¿Hay alguna solución a esto? No, no hay solución pero no necesita solución, esto es una evolución en el mundo, hay que adaptarse o morir, aquí es donde le veo el sentido de la muerte, no avanzariamos si no existiera, habría demasiada gente que pensaría de la antigua manera y no permitirían los cambios. Si llega un momento en el que ya no te puedes adaptar o ya no quieres seguir haciéndolo es hora de marchar (no digo que te suicides pero apartate de enmedio y trata de ser feliz a tu manera).

Por cierto, no me voy a adentrar en temas sobre la felicidad, odio los libros que te quieren enseñar acerca de la felicidad, las matemáticas se aprenden, los idiomas se aprenden, la felicidad no se aprende así que hazlo a tu manera.

Leí en algún sitio que todo el tiempo que eres feliz no aprendes nada, porque no te cuestionas nada, así que compañeros desgraciados, si no sois felices sabed que estáis aprendiendo y esto os hará un poco más listos (hay que ver el lado bueno de las cosas, aunque sean malas).

Ahora voy a por algunas cosas particulares, grandes problemas sin solución, pero nos los tomaremos con filosofía así que seguirán estando ahí pero no nos molestarán tanto.

Sobre las adicciones:

Las adicciones son una enfermedad del mundo sedentario, de las civilizaciones, este es un mundo donde no hay riesgo ni aventura, irse de viaje a otro país no es una aventura, hablo de: no tengo ni idea que lo que me espera mañana, la rutina nos aburre por ello tenemos que ir en busca de riesgo o distracciones en las drogas, el sexo, el juego… todo ellos son síntomas de que nuestra sociedad no es perfecta.

La ludopatía es una de las adicciones que mejor encajan en la frase anterior, el azar, no saber qué va a pasar, ¡qué excitante! eso es el juego, un poco de riesgo que nos hace ilusión por un corto espacio de tiempo.

Es un problema de base yo no creo que las adicciones se puedan erradicar mientras tengamos una civilización sedentaria,

Ojo, no digo que la civilización sea mala, estoy seguro que ir por el bosque temiendo que un tigre te pueda matar en cualquier momento,  no saber si vas a comer o donde vas a estar al día siguiente, nos generaría una gran cantidad de estrés, vivimos mejor ahora que antes, sin ninguna duda es mucho más cómodo y seguro, pero al final hemos cambiado un modo de vida por otro, unas enfermedades por otras.

Cualquier adicción es síntoma de un problema, de un vacío interior que se quiere llenar con algo o eludirse con algo, lo siento chaval, si estás demasiado preocupado por el sexo y es algo super importante para ti es porque tu vida es una mierda, solo que aún no te has dado cuenta.

Esto incluye pero no se limita a fumar, beber, comprar, redes sociales… y todas esas acciones que nos hacen sentir mejor por un rato sin tener que pensar demasiado.

Esto lo digo desde la experiencia, yo cuando más pienso en sexo, videojuegos o cualquier otra cosa que pueda evadirme (no tomo drogas así que en eso tu sabrás mejor) es cuando estoy en un punto aburrido de mi vida, si estoy entretenido o haciendo algo interesante casi ni me acordaría.

A nivel biológico es cierto que hay sustancias que son adictivas, siempre me acuerdo de ese experimento con ratones donde el ratón metido en la jaula prefería tomar cocaína que comida, pero recientemente leí algo que desencajó este estudio.

El experimento se realizó cuando el ratón estaba en una jaula, sin nada que hacer, solo, resulta que si pones un montón de ratones en una jaula grande con toboganes, ruedas y muchas cosas que hacer entonces los ratones ya no le hacen tanto caso a la cocaína, la soledad y el aburrimiento eran las causas que crearon la adicción, no la misma cocaína.

Aquí vienen las buenas noticias, porque esta es una que podemos curar sin grandes cambios, simplemente curar la soledad y el aburrimiento, ser más sociables y buscar algún hobby. Esto es genial para la prevención, pero ¿qué pasa con lo que ya son adictos?, la cura es la misma, pero es difícil encontrar gente que quiera pasar tiempo con ellos, yo no querría, la adicción aún les genera más soledad por ello creo que es tan difícil curarse.

Parece que hemos arreglado algo, ¿no?, algo sí, pero queda nuestro “problema” de fondo que es la civilización, ya que las adicciones, entretenimiento, hobbies… son todo distracciones en nuestra vida que de otra manera sería muy aburrida pero yo me quedo con esta vida aburrida, la prefiero a la inseguridad y el estrés neolíticos.

Sobre el Capitalismo

Siempre me he preguntado cómo es posible que el peor sistema desde el punto de vista filosófico e ideológico sea el que mejor funcione.

Los intentos de anarquismo parece que acaban en violencia (o es lo que nos quieren hacer pensar porque yo aún no he visto un gobierno anarquista en un sociedad rica), los intentos de comunismo han acabado con corrupción y desigualdad entre los ciudadanos y miembros del partido.

El capitalismo funciona, todo el mundo va en esa dirección y me niego a creer que todo el mundo está equivocado. Hay muchas cosas que no me gustan del capitalismo (para empezar la idea) pero tiene ciertas ventajas.

Desde mi punto de vista el capitalismo funciona a nivel personal cuando eres capaz de ganar dinero y no caer en el consumismo, que es efecto secundario del capitalismo. Básicamente: ganar mucho, gastar poco, esta receta es la forma de vivir sin tener que trabajar demasiado, esto lo permite este modelo.

Por supuesto a nivel personal funciona, a nivel macro esto es insostenible porque si no gastas al final nadie gana, pero eso es otra historia… nadie se va a dar cuenta de que yo no gasto si el resto lo sigue haciendo. shhhh

¿Por qué estoy hablando de esto? He leído un par de veces la novela “un mundo feliz”, cada vez puedo veo más y más semejanzas con nuestro mundo.

En este libro los niños son concebidos en probetas y desde que son fetos hasta la edad adulta se les condiciona que les guste y disgusten ciertas cosas, también se crea una sociedad de clases pero me voy a centrar en el condicionamiento.

A nosotros no se nos condiciona desde que somos fetos y por supuesto no es un programa gubernamental, pero se nos condiciona desde que somos niños a través de la educación y los medios de comunicación, TV, Internet… Recuerda que el fin de cualquier medio o empresa privados es vender algo, están para ganar dinero.

Voy a poner algunos ejemplos sobre cómo se nos condiciona, algunos muy claros, otros un poco más sutiles, empezaré por uno muy claro.

El condicionamiento del consumismo

Revistas de moda. Esto es especialmente dirigido a mujeres pero como este mercado ya parece estar saturado ahora resulta que los hombres también tenemos que ir a la moda.

Estas revistas funcionan así:

  1. Te muestro una imagen perfecta, te digo que esto es como debes ser
  2. Tu te miras al espejo y ves que no eres como te dicen que debes ser.
  3. Te doy la solución en forma de anuncio al problema que te acabo de generar.

Después de un reportaje sobre bañadores no te extrañe ver un anuncio de una crema anticelulítica.

Lo mismo ahora vale para un hombre, después de ver fotos de un modelo aparecerá alguna crema, polvitos mágicos de proteínas o el anuncio de un gimnasio.

Este tipo de manipulación me parece la más deplorable, explotar las vulnerabilidades de la gente, nuestro complejos para vender un producto que no va a solucionar nada.

Otra forma aún más sutil de fomentar el consumismo en mi opinión es en los deportes, es más difícil verlo porque en teoría el deporte es algo bueno para tí, voy a poner dos ejemplos, uno es sobre la diversificación y otro sobre la competición. (Espero poder explicarlo bien, no quiero que esto se tome como una teoría de la conspiración, no lo es, solo están intentando vender nuevos productos).

Venga, primero la diversificación. Como a mí me gusta nadar voy a poner el ejemplo del mar.

¿Qué necesito para nadar? un taparrabos y si voy a una playa nudista ni eso.

Alguien descubrió que podemos flotar en una tabla y ponernos encima de una ola, ya tenemos el surf. A veces no hay olas pero hace viento, ¿y si le ponemos una vela a la tabla de surf?, ya tenemos el windsurf, y ahora qué, parece que ya hemos cubierto todo, lo hemos promocionado y la gente hace surf y windsurf ¿cómo captamos más consumidores?

Kitesurf, Paddle Board, Body board, Skymboard… creamos variantes, las ponemos en la tele, hacemos videos de gente haciendo acrobacias, decimos que son super guays y condicionaremos a la gente a pensar que esto es mejor que nadar. Por cierto, he mencionado 6 deportes diferentes que harás sobre una tabla, pero vaya por dios, para cada deporte la tabla es diferente, si quieres practicar todos estos deportes tendrás que comprar 6 equipaciones diferentes.

¿Os acordáis que para nadar no hacía falta nada?, pues ahora viene la segunda parte, la competición.

En principio deportes tan básicos como correr o nadar no necesitan una gran equipación, aquí ahora llega el hombre viejo que soy cuando digo que cuando yo era niño cualquier pantalón, camiseta y zapatillas valía para correr, cualquier bañador valía para nadar.

Ahora hay una gran maquinaria de motivación para llegar más lejos, la cual me parecería bien si tuviera la única intención de motivarte, pero me pierden cuando me dicen: ¿quieres correr más?  con estas zapatillas lo conseguirás, ¿quieres nada más rápido? este bañador te ayudará ¿quieres ser más fuerte? toma estos complementos.

Ni siquiera me importa si esta maquinaria te dirige a competir mejor o a mejorar tu mismo cuando su propósito es vender la camiseta con la que sudas menos, el pantalón más ligero, el bañador más aerodinámico, llegando a otros niveles como bicicletas de 10.000 euros para tener una ventaja competitiva, el resto lo está comprando así que si quieres llegar a su nivel tú también debes comprar, si quieres ganar debes pasar por el aro…

Todo esto es un tipo de condicionamiento, estos son los benignos porque al menos parece que ganarás salud haciendo deporte, pero hay muchos otros que están dirigidos al puro consumismo y no reportan ningún beneficio.

Siempre me acuerdo de esta frase de condicionamiento en “un mundo feliz”: “los remiendos son antisociales”, ¿su significado traducido a nuestro mundo?, cuando algo se rompe tíralo, no intentes arreglarlo porque la gente se dará cuenta de que eres un cutre, compra uno nuevo. En esto ya estamos condicionados, si vemos a alguien con una camiseta rota ya pensamos menos de esa persona inmediatamente. Es una convención social impuesta, una camiseta con un agujero o sin él cumple la misma función práctica.

Hay miles de ejemplos sobre este condicionamiento, estos son solo un par pero si piensas durante un rato podrás ver muchos en tu vida cotidiana.

Punto y seguido, para continuar otro día.

 

We will be happy to hear your thoughts

      Deja un comentario

      Your SEO optimized title page contents
      ComprarHosting