Dirás, ¿te gusta viajar, te mola viajar? pues no, no mola

Hace unos días me di con una noticia en la cara que me hizo pensar:

“El 50% de las personas menores de 25 años deciden su destino turístico por lo instagrable que es” es decir, por lo bien que van a quedar sus fotos en Instagram.

Esto desde mi posición de adulto me llevó a pensar, estos jóvenes de hoy viajan por las razones equivocadas, pero en el mismo momento de decir esta frase me dije: ¿Y yo? ¿Por qué razones viajo? ¿Son mis razones mejores que las de ellos?

Si preguntas a gente de mi edad por qué viajan te dirán el siguiente mantra: para ver nuevas culturas, comida, paisajes… desde mi punto de vista es algo mejor, al menos muestra interés por algo más que una foto, ¿pero es suficiente justificación?

Turismo, sí o no

A día de hoy hay muchísima gente que viaja, lo hemos tomado como algo normal, así que como en todo lo que se ha normalizado es bastante difícil criticar sin que te miren raro. ¿Crees que no es posible sacar algo malo de viajar? sigue leyendo.

En mi experiencia el turismo en general es malo, no cómo empieza sino como acaba. Cuando un lugar empieza a recibir turistas la gente local sale beneficiada, los restaurantes tienen más clientes, los albergues, hoteles tienen más pernoctaciones y el bar de la esquina vende más cafés.

El problema viene cuando se vuelve popular, vamos, un buen negocio, entonces atrae inversión foránea para explotarlo, de repente los locales quedan fuera de lugar porque no pueden competir y de hecho se ven perjudicados por precios más caros, la gentrificación de sus barrios y todas esas cosas que ya conocemos de las noticias. En el momento que esto pasa nuestra razón de viajar para ver otra cultura se va al garete, la gente alrededor tuyo son turistas como tú.

He perdido la cuenta de las veces que he ido a un lugar y solo me he relacionado con turistas, mucha cultura local no he aprendido, obviamente está la barrera del lenguaje para poder conocer a los locales, pero entonces no voy a ser tan hipócrita de decir que he ido por la cultura, eso se ve mejor en casa subtitulado.

¿Viajas porque tú quieres o porque te lo han contado?

Viajar es un negocio como otro cualquiera y cuanta más gente se convenza de que es lo mejor que puedes hacer con tu dinero, mejor negocio será, por ello a veces hay que ser un poco crítico y pensar, ¿viajo porque yo quiero o me han convencido para viajar?. Como yo me dedico a esto de internet voy a hablar de la manipulación que se realiza a través de aquí, la más sofisticada en mi opnión son los blogs de viajes.

Los blogs de viajes empezaron hace unos años (quiero pensar) con el motivo de dar a conocer lugares diferentes a los que ya estábamos acostumbrados para poder ver en primera mano cómo es un viaje de aventura y descubrimiento, así que tenían una buena intención, entonces llegó el dinero, las promociones y todo se jodió, hablando claro.

Esos lugares remotos y desconocidos por turistas ya no lo son, así que no vas a explorar nada, porque han escrito y publicado todo sobre ellos. En Fuerteventura (una isla turística de España) me alojé en un hostel donde pude conocer a muchos viajeros, la mitad de ellos me hablaron de una playa secreta sin turistas a la que iban a ir, en eso momento pensé, no será tan secreta cuando la mitad de vosotros me habéis hablado de ella 🙂

Si te fijas la siguiente vez que leas un blog de viajes donde te animan a ir a cualquier lugar, busca cómo te están vendiendo algo, en esas páginas se llevan comisión de Booking.com, buscadores de vuelos, agencias de seguro de viajes… Si lo hacen bien y te convencen que viajar es lo mejor quizá te gastes algo de dinero en viajar.

Fíjate hasta qué punto hemos llegado que si haces una búsqueda en Google y pones “no mola viajar” TODAS las páginas que aparecen en la búsqueda te dirijen a alguna página que menciona “mola viajar”

A todos nos gusta pensar que somos originales e independientes, pero nuestras decisiones nunca lo son, ya que las tomamos en un contexto en el que no lo somos, siempre estamos influenciados por lo que nos rodea.

Siempre que creemos que estamos haciendo algo original, incluso cuando intentamos salirnos del camino marcado ya estamos tan influenciados por la sociedad y nuestra cultura que realmente no es una idea original. El gran escritor Yuval Noah, ya lo decía en su libro “de animales a dioses”. Estamos tan marcados por nuestra cultura que es como si viviéramos en una prisión, el que escapa y cree que está libre no se da cuenta realmente se ha escapado al patio de la prisión.

El estatus de viajar

El otro día un chico me preguntó cuántos países había visitado, no me preguntó el tiempo que estuve en cada lugar, qué hice, ni me pidió que le explicara ninguna experiencia, solo quería un número, esto es lo que marca ser guay o no, el número. Obviamente viajar te da otro estatus social, parece ser que estás mejor considerado, pero la verdad, he conocido a inútiles que han viajado por un montón de países (los turistas sexuales te pueden contar que han estado en 20 países diferentes y te parecerá muy bien si sólo preguntas por el número), así que esa métrica quizá no sea la más adecuada.

El problema es que es una métrica fácil de entender y hoy en día no estamos para pensar mucho, tomaremos esa foto que estábamos deseando tomar y a otra cosa, no hace falta la experiencia, solo imagen.

Desde mi punto de vista aprecio mucho más a la persona que ha vivido en 3 países diferentes a la que ha visitado 30, viviendo en un lugar y aprendiendo un idioma es cuando realmente vas a ver la cultura, descubrir y experimentar cosas que ningún blogger viajero te va a contar.

El daño ambiental del turismo

No tengo que explicar mucho para que entiendas esto, mandar a millones de personas a un sitio donde siempre han vivido unos miles te puedes imaginar que no es la mejor idea, son miles por algunas razones, una de las principales es porque el lugar que habitan no tiene los recursos para abastecer a más gente, es muy posible que su medio ambiente no soporte esa presión extra y acabe destruido.

Viajar no es un negocio ecológico, tú que reciclas el cartón, el vidrio, plástico, se va todo al garete cuando te montas en un avión y vas a un lugar que era virgen pero ya no lo es porque construyeron el hotel donde te vas a alojar, pero da igual, viajar es guay.

¿Aún tienes ganas de viajar? Quiere decir que eres un psicópata y tengo una buena/mala noticia para tí, no estás solo, porque estás rodeado de psicópatas.

We will be happy to hear your thoughts

      Deja un comentario

      Your SEO optimized title page contents
      ComprarHosting